Blogia
Agrupación DORVAL SILVERA SARAVIA

QUE NO DIGAN QUE NO HEMOS HECHO LO POSIBLE...

QUE NO DIGAN QUE NO HEMOS HECHO LO POSIBLE...       Lamentablemente entramos en un año donde todo, absolutamente todo, se politizará. Para un lado o para el otro, todas las cuestiones públicas del gobierno central, o –y en nuestro departamento- serán calibradas por la lupa partidaria. Siempre ha sucedido en los ámbitos políticos, máxime cuando la temporada electoral está cada vez más cerca.          Se nos ha dicho que, todo representante ajeno al partido oficialista, debe mantenerse al margen de las proposiciones constructivas y, dedicarse, incisivamente no al contralor legal de las instituciones departamentales (Intendencia, Junta Departamental y Juntas Locales), sino al “trancazo” o denominado “palo en la rueda”; esto es, lo que en buena medida, lo que el FA supo hacer muy profesionalmente siempre. Pero no. Ser nacionalista implica, precisamente eso, tener visión y compromiso con el país, o con el departamento. Que no se confundan los términos, trabajar en esa sintonía no implica estar de acuerdo con la fuerza gobernante, sino estar de acuerdo en aquellas cosas que redunden en beneficio del país y su gente; no nos distraemos en ver el árbol…proyectamos nuestra vista hacia el monte.          Claro se nos dirá, que esta actitud de compromiso con los intereses de la sociedad, conlleva cierta renuncia en la autoría de proyectos, para que “se lleven los laureles” los integrantes del partido de gobierno; que, dicho sea de paso, no han estado a la noble altura de reconocer la participación constructiva del Partido Nacional, en un sinfín de propuestas emergentes de éste. Ahí demuestran, al menos, un par de elementos: en primer lugar, el trabajo serio de un Partido Nacional (con vocación de gobierno, al decir de Wilson Ferreira) constatado en iniciativas capaces de instalar esos cambios necesarios que la sociedad esperaba, quizá de la actual fuerza de gobierno, pero que…a casi 3 años de instalada la misma, se han visto escasísimos –por no decir nulos- cambios  que beneficien, por ejemplo, al olvidado país productivo.           Y en segundo lugar, sí contraponemos esas iniciativas con los “borradores y ante-borradores” del gobierno, vemos con claridad meridiana, donde está la seriedad de las ideas y la acción partidaria. Asimismo cuando, se exigen la presentación de proyectos definidos por parte del gobierno, los mismos brillan por la ausencia; es que, sólo fueron títulos panfletarios que difundieron en 2004. No era cierto que se tenía un proyecto de reforma tributaria antes de 2005, por nombrar sólo un ejemplo. A la vista están, los vaivenes dados en tal sentido, es que los “borradores de la reforma” hacían agua por doquier.            En Canelones, el actual partido de gobierno, durante la campaña (en sus tiempos de oposición) se jactaba arengando que sus actos de gobierno no serían observados por el Tribunal de Cuentas. Hoy, la Junta Departamental –bajo la estricta responsabilidad del oficialismo- archiva todas las carpetas que vienen del Tribunal de Cuentas, sin ser tratadas en los ámbitos competentes. Otro de los ejemplos fue,  la pretensión de retener  documentos a conductores que transitaran por el departamento, residentes en Canelones cuyos vehículos estén empadronados en otros municipios; que, gracias al Partido Nacional, dicho medida –ilegal por donde se la mire- fue desechada por el gobierno. Veremos que sucede con el tantas veces anunciado proyecto de la “tasa de circulación”, también de dudosa legalidad y conveniencia. O, la también proclamada “justicia tributaria” en Canelones, que hoy nos mantiene a todos expectantes y en vilo.              La política de recursos humanos, en cuanto al ingreso a la función pública municipal, ha sido brutalmente excesivo. El ingreso de “pasantes” remunerados que, entran a la IMC por dicho formato jurídico, pero con ánimo de permanencia y pertenencia al cargo que, obviamente es, remunerado. El incumplimiento al convenio suscrito con ADEOM, es otro emblema de este gobierno, donde se continúa contratando –a término- personal municipal que, obviamente siente, en carne propia, el avasallamiento en sus derechos laborales adquiridos, al no ser debidamente presupuestados (tal como las partes, IMC y ADEOM, se comprometieron).       Volviendo a lo del principio, no por dejar de proponer –que vaya sí Canelones se lo merece- vamos a renunciar a nuestra responsabilidad controladora del gobierno, que lo hacemos cuando es posible y necesario. Es, en cambio, imposible criticar cuando se está en el acierto; pero cuando se el gobierno se equivoca, ahí el Partido debe oír su voz –no necesariamente gritando- sino proponiendo alguna alternativa. De eso se trata nuestra función, en este período de gobierno; difícil ha sido el tránsito por esta primera mitad de la legislatura, pero hemos salvado sus obstáculos con coherencia y responsabilidad.               Ahora, con este año, seguramente que el FA si quiere repetir por 5 años más, deberá –y seguramente lo hará- “abrir la canilla” en todos los ámbitos: jubilaciones, mejoras salariales, etc.- en buen romance, se hará lo que predica uno de los tantos muros que pinta el Partido Comunista, es decir: “Aumento del Gasto Público”, que implica o más impuestos o más inflación. Una u otra. Sí es para terminar el festejo del 31 de octubre de 2004, guarda con la resaca.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres