Blogia
Agrupación DORVAL SILVERA SARAVIA

En el 20º aniv. de la desaparición física de Wilson

Palabras del Sr. Edil Dptal. Dr. Fernando Lúquez en marzo de 2006 (El en el homenaje de la Junta Departamental de Canelones) 

Señor Presidente, el próximo pasado 15 de marzo se conmemoró el 18º aniversario de la partida hacia la Gran Patria del Cielo de Wilson Ferreira Aldunate, todo un país recuerda su vida y obra, siendo ésta vertida en aras del porvenir nacional.       

Wilson nace un 28 de enero de 1919, en la localidad minuana de “Nico Pérez”, hijo del médico Juan Ferreira y de Fortuna Aldunate; al año de su nacimiento su familia se traslada a Melo (Cerro Largo); luego, a sus 13 años adquieren nuevo domicilio, en la ciudad de Montevideo.        

   Es allí donde inicia su militancia en el Partido Nacional Independiente, a partir de 1933, año recordado por el golpe de Estado mentado y ejecutado, desde el cuartel de Bomberos, por Gabriel Terra. En 1939, incursiona en “Marcha” como periodista; y años más tarde en la recordada “La Democracia”.      

    El 19 de agosto de 1954, Ferreira Aldunate asume la banca de representante nacional, supliendo al Dr. Washington Beltrán; ya, en 1959 llega a la Cámara Baja, siendo electo por el departamento de Colonia. Más tarde, con el triunfo del Partido Nacional (en 1962), es electo Senador de la República; y al año siguiente el Poder Ejecutivo habrá de conocer a un Ministro de Ganadería que, por su capacidad y condiciones personales, será un verdadero Estadista.    

  Wilson, persona de insaciable sed de estudiar, analizó los problemas del país real y propuso para ellos soluciones adecuadas (y con ello moldea al país político en virtud de la realidad, y no al revés); tal fue así, que instaló en el parlamento numerosos proyectos frutos de exhaustivos estudios técnicos, por ejemplo: modificación de las estructuras agrarias; declaración de interés general de las sociedades cooperativas; contralor de composición y destino de los productos y materiales de interés general para la explotación rural; promoción, protección y regulación del uso y conservación de suelos y aguas; regulación de la producción, certificación, comercialización, importación y exportación de semillas y fertilizantes; mejoramiento de los recursos forestales.        

 Éstos y tantos otros, son fruto del ingenio y preparación intelectual insuperables de Wilson Ferreira Aldunate que, no sólo en su paso por el Parlamento, o por el Ministerio de Ganadería,  en la C.I.D.E., sino en cada ámbito que Wilson incursionó, supo en ellos resonar su voz y plasmar su visión pragmática acerca del mundo; ya desde sus jóvenes 14 años, tiempo en que inicia su militancia en el Partido Nacional Independiente, irradió con su personalidad y carácter, haces de luz carismática, dotado de las más exquisitas virtudes humanas.      Generosidad, honestidad, solidaridad, son algunas de las virtudes que hicieron a la personalidad de Wilson; es que, fue generoso con el país que le dio la sociedad a la que tanto contribuyó (por cuanto supo que reconocer nuestra pertenencia a una comunidad, y lo que ésta, va derrochando en cada uno de nosotros a largo de la vida,  merece nuestra gratitud, en obras y gestos pro-sociales);  fue honesto, por cuanto no ocultó, tampoco aparentó ni faltó a su real pensar, el cual guardó armoniosa sintonía con su sentir y actuar en el mundo; fue solidario, pues jamás requirió de su Patria contraprestación de especie alguna, a ella le donó todo el esfuerzo, calor y sapiencia en el servicio que le brindó.      

   El filósofo y psicólogo alemán WILHELM DILTHEY sentenció que “la esencia del saber se basa en la vivencia y la comprensión”, vaya sí el tributario de estas humildes palabras logró esa relación que requiere la experiencia y el entendimiento racional de los sucesos; ejemplos reales de tal ecuación, son aquellos proyectos de ley y distintas medidas administrativas presentadas por Wilson Ferreira (a lo largo de su actividad política).      

Tanto coadyuvó en el porvenir del país, que no escatimó esfuerzos para forjarlo ni midió otros intereses, salvo aquellos que afectan a la Nación. Estando pues en la oposición (o peor aún, en la más escabrosa y harto difícil peripecia impuesta por el yugo de la opresión dictatorial y camorrera) tendió la mano en los momentos más difíciles que nos tocó vivir a los orientales; es que procuró extender aquella máxima de DILTHEY acerca del saber, para que todos comprendieran, en su momento, que la consolidación de la democracia y la institucionalidad republicana recuperadas en 1985 se mantienen sí dentro del contexto se logra captar o aprehender el todo, de forma integral; para tal fin, asevera que la “República quiere: construir el futuro en paz, que sólo en paz es posible construirlo”.  

Solicito que la Intendencia Municipal de Canelones coloque una placa en honor a Wilson Ferreira Aldunate en la plaza Néstor Amaro Castro de la ciudad de Canelones junto al busto del Dr. Javier de Viana, y que la versión taquigráfica de estas expresiones sean enviadas a: Comisión Permanente de Educación y Cultura, de Arquitectura, Urbanismo y Nomenclátor de esta Junta, al Honorable Directorio del Partido Nacional, a la Comisión Departamental del Partido Nacional de Canelones, a la Familia Ferreira-Sienra, al Diario “El País” y al Semanario “Patria”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres