Blogia
Agrupación DORVAL SILVERA SARAVIA

"PARECE QUE EL GOBIERNO QUIERE ASEGURARSE UNA CLIENTELA"

"PARECE QUE EL GOBIERNO QUIERE ASEGURARSE UNA CLIENTELA"         El primer ejemplo político que dio este gobierno del cambio, lo instaló con el Plan Nacional de Emergencia Social (de este, ya hemos hablado largamente), el que, ahora sufrirá la metamorfosis convirtiéndose en el “Plan de Equidad”. De este otro,  seguramente, correrán torrentes de tinta sobre el papel. Estos dos planes de asistencialismo procurarán mantener una adhesión popular correspondiente a los ciudadanos que fueron beneficiarios de los mismos; por algo, el Partido Comunista del Uruguay, liderado por la actual Ministra de Desarrollo Social, la Mtra. Marina Arismendi, obtuvo un importante apoyo en las pasadas elecciones internas del Frente Amplio. ¡Oh Casualidad! Un partido deprimido electoralmente –que apenas accede al Senado de la República- repecha de forma sorpresiva, esto tiene una clara y evidente respuesta: el MIDES (Ministerio de Desarrollo Social), integrado por autoridades que son militantes y dirigentes del PCU (Partido Comunista del Uruguay), ha sido un notable coadyuvante electoral de este partido integrante del Frente Amplio.        Por otra parte, las administraciones anteriores  -a partir de 1996- visualizaron una realidad la cual clamaba por una solución, esto es, la necesidad de “topear” el ingreso a la función pública debido a la sorprendente cantidad de funcionarios públicos que integran el universo de recursos humanos del Estado; suma que asciende a unos 300.000 ciudadanos.      Sin embargo, con la instalación del gobierno progresista se ha visto no sólo la masiva creación de cargos de particular confianza, ministerios, direcciones municipales (principalmente en las 8 intendencias frenteamplistas) que han engrosado el aparato de poder, vienen –de cierta manera- a “agrandar” el Estado. El que, se ha visto en la necesidad de alimentarle aún más –por que la familia se agrandó, considerablemente-, primero fue el BSE (Banco de Seguros del Estado) llamando a concurso y/o sorteo para cargos de lavandería con ingresos que llegan a los $ 11.000 (aprox.); también hizo algo similar, el BROU (Banco de la República) llamando a centenares de ciudadanos para ocupar nuevos empleos públicos con sueldos que llegan a los $ 15.000 (aprox.); por la misma cantidad, lo ha hecho recientemente el BPS (Banco de Previsión Social); el año pasado lo hizo OSE (Obras Sanitarias del Estado) y la ANP (Administración Nacional de Puertos); la IMM (Intendencia Municipal de Montevideo) y la IMC (Intendencia Municipal de Canelones o, Comuna Canaria), son algunos ejemplos de gobiernos municipales que han recargado de nuevos funcionarios a sus Intendencias. En Canelones, ya son 170 cargos de particular confianza, creados por la actual administración, entre algunos beneficios suculentos que incrementan los ingresos de algunos funcionarios de carrera o contratados.       Es de considerar, en el aspecto económico-financiero, que crisis del año 2002 y malas administraciones mediante las Intendencias, así como el Estado Central, tienen un pesado “debe” con el cual, sólo podrán manejarlos prudentemente sí se administran los exiguos fondos, con una necesaria austeridad. De lo contrario, el administrador debe generar recursos para abatir los gastos y costear las inversiones; y los genera, mediante la presión fiscal, la persecución de créditos fiscales (remates, etc.),  inflación en los precios y la creación de nuevos ingresos públicos (impuestos, tasas, contribuciones, etc.).       Estas señales que da el gobierno, no son buenas para el país; no puede pensarse en un Estado empleador, sino que, los gobernantes deben tener la suficiente capacidad de imaginación, más una eficaz política de comercio exterior que seduzca inversores para radicar de una buena vez, fuentes de trabajo genuino. De todas formas, de continuar este política empleadora del gobierno, los costos de ésta serán asumidos por el empresario y el trabajador privado, a través de los mecanismos tributarios conocidos, y por conocer.        Por ello, es que el Frente Amplio se está jugando una parada decisoria en la próxima instancia electoral; pues, ha puesto en su reservorio electoral a una cuantía importante de uruguayos que, de una forma u otra, el Estado ha servido de solución para sus intereses particulares, a costa de los intereses generales. Se ve pues, la dimensión de un Estado Leninista, al dar “Pan y Trabajo”, en vez de, promover entre los particulares, la generación de estos necesarios bienes humanos, para todos con la debida equidad y justicia social.          
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres